Si los supermercados hubieran conservado el sabor y el aroma de los tomates tradicionales, no se produciría tal aumento de los huertos urbanos. No se alentaría a tanta gente a alquilar tierras para cultivar sus propias hortalizas. Pero veamos cómo  cultivar plantas de tomate gigantes en el  huerto familiar.

Tomates gigantes en el huerto, una locura: 6 trucos para conseguir plantas fuertes y frondosas

1. Plante siempre en una nueva ubicación

Los tomates son extremadamente susceptibles a las enfermedades. Especialmente los que crecen en el suelo. Por ejemplo, el tizón del tomate y la pudrición apical son causados ​​por problemas en el suelo.  Cada temporada de crecimiento colocamos las plantas de tomate en una nueva zona del jardín.  La rotación de cultivos es un factor clave para  mantener la salud del suelo y las plantas.

Además, los tomates se alimentan de sustancias del suelo. Esto significa que  mudarse a una nueva ubicación también les proporcionará nutrientes frescos.  Como regla general, las plantas de tomate no se deben plantar en el mismo lugar durante al menos 3 años. Si, en cambio, cultivas en macetas o contenedores, asegúrate de cambiar la tierra cada temporada.

2. Brindar apoyo antes de plantar

Ya sea que  uses jaulas, estacas o enrejados,  ¡las plantas necesitan apoyo! Cuando se trata de cultivar tomates grandes,  el apoyo a las plantas es  una clave importante para mantener la salud. Cultivamos nuestros tomates en  soportes caseros  colocándolos antes de plantarlos. No sólo sostiene la planta desde el principio, sino que también evita que dañes y aprietes las raíces cuando intentes trasplantarlas al suelo más adelante.  ¡Así que instale el soporte  antes o durante la siembra, no semanas después!

3. Plantar profundamente

Los tomates deben  plantarse profundamente en el suelo  . Plantar tomates en lo profundo del suelo  ayuda a que las plantas desarrollen raíces adicionales  para absorber más nutrientes y humedad. La práctica de la siembra profunda es beneficiosa por dos razones.

Por un lado, ayuda   a proteger las plantas de los peligros de la madre naturaleza. Una estructura de raíz profunda se seca menos rápidamente. También proporciona  a las plantas más apoyo  para que puedan resistir el viento y las tormentas. Plantar más profundamente también permite  que crezcan más raíces desde el tronco  . Raíces, que son cruciales para proporcionar nutrientes y agua a la planta a medida que crece.

¿Que profundo? Plantamos nuestros tomates  a 15-20 centímetros de profundidad en el suelo.  Y no te preocupes si entierras algunas de las hojas inferiores al trasplantar. De allí también crecen nuevas raíces que no dañan la planta.

4. Prepara el abono 

Uno de los mayores secretos en el cultivo de tomates grandes es  alimentar las plantas en el momento de la siembra.  Rellenamos el hueco con una  mezcla de compost,  unas cuantas cáscaras de huevo trituradas, unas cucharaditas de posos de café y pieles de cebolla.

5. Utilice mantillo orgánico

El mantillo  es  otro factor importante al cultivar tomates grandes, ya que juega un papel importante en la salud y los niveles de producción de las plantas de tomate. El mantillo ayuda  a mantener la humedad adecuada y frena las malas hierbas  , que privan a las plantas de los nutrientes vitales que necesitan para un crecimiento fuerte. También ayuda  a prevenir enfermedades transmitidas del suelo  al follaje. Ayuda a regular la temperatura. También ayuda a prevenir la erosión del suelo y de los nutrientes durante las fuertes lluvias.

En primer lugar,  colocamos una capa de abono de 10-15 cm de diámetro alrededor de cada planta  . Por último  , colocamos una capa de paja de 10 a 15 cm de espesor.  Si no tienes paja, puedes utilizar recortes, pasto recién cortado (sin semillas), hojas secas de plantas y árboles, etc.

6. Pode las plantas a medida que crecen.

Por último, pero no menos importante  , poda tus plantas de tomate  a medida que crecen. Especialmente  en la parte inferior de cada planta.  ¿Cómo? La poda de las ramas inferiores permite que circule el aire y la luz.

Podar la parte inferior de las plantas  también permite un fácil riego o fertilización.  Después de la poda, puedes aplicar una dosis de compost para darle el impulso adecuado a su crecimiento. La poda también dificulta el  paso de los insectos y  las plagas del jardín.

Aparte de eso…

Para  obtener un buen rendimiento y cultivar tomates jugosos, grandes y buenos, un excelente consejo es  añadir a la raíz de cada planta una cucharada de aceite de neem  , un tipo de aceite con importantes propiedades nutricionales, cuyo olor es similar al del ajo y tiene un efecto hidratante, calmante y reepitelizante. Sólo  una cucharada en el suelo  donde se ubica la planta es suficiente para protegerla de orugas, pulgones y cochinillas.