Press ESC to close

El acero en la cocina brillará al instante: una cucharada es suficiente

Aunque la moda también está cambiando en el sector del mueble, el acero sigue siendo uno de los materiales siempre presentes en la cocina. No importa si tienes una placa de gas o de inducción, lo más probable es que esté hecha principalmente de esta aleación metálica (hierro y carbono), un excelente conductor del calor, aislante y seguro, pero sobre todo muy resistente al paso del tiempo.

No hay duda de su durabilidad y robustez, pero tampoco de su cierta delicadeza: sucede, de hecho, con gran facilidad rayarlo, se ensucia tan fácilmente que nos vemos obligados a mantenerlo a diario.

La buena noticia, sin embargo, es que todo lo que se necesita es una cucharada de vinagre para que vuelva a parecer nuevo.

¡Averigüemos juntos cómo proceder!

El acero en la cocina brillará con solo una cucharada de vinagre

El acero en la cocina brillará con solo una cucharada de vinagre

Acabas de terminar de cocinar y la estufa te presenta la factura: salpicaduras de grasa y grasa, manchas de cal, incrustaciones rebeldes, áreas opacas. ¡Qué desastre!

La tentación más fuerte es tomar una esponja abrasiva y comenzar a limpiarlo todo con un buen detergente específico para acero. ¡Parar! ¡Detente inmediatamente, si lo haces, lo arruinarás irreparablemente!

Primer punto: nunca use esponjas de metal, ¡el recuerdo de su paso permanecerá claramente visible por los rasguños en la superficie!

En segundo lugar, ¿por qué gastar dinero innecesariamente en productos químicos que son perjudiciales para nuestra salud y el medio ambiente cuando tenemos uno de los ingredientes más eficaces para limpiar el acero?

Abre tu despensa y busca vinagre de vino blanco, ¡que seguro tendrás disponible en casa!

Una cucharada es suficiente para:

  • Elimina los arañazos: Si has actuado impulsivamente en el pasado y la placa de acero está rayada, pasa vinagre a lo largo de la línea. Dejar actuar durante un cuarto de hora, luego enjuagar y secar bien;
  • Polaco: ¿Las estufas están apagadas y han perdido su brillo? Es probable que la causa se encuentre en detergentes demasiado agresivos que han corroído la pátina de la superficie. Humedece un paño de microfibra bajo el chorro del grifo, apriétalo bien y vierte una cucharada de vinagre por encima. Ahora frótalo con cuidado en el área comprometida. No enjuagues, déjalo secar y disfruta del resultado;
  • Deshazte de las incrustaciones persistentes de grasa, grasa y cal: incluso en este caso, desaparecerán con una sola cucharada de vinagre. Viértelo en una esponja suave y frota sobre la mancha hasta que desaparezca. Enjuague con agua tibia y seque para evitar rayas; Este método también es particularmente efectivo en el fregadero, pero en este caso, deje actuar el vinagre puro durante 10 minutos antes de frotar con la esponja;
  • Limpiar los fuegos: Sin duda, después de tanto trabajo, ellos también necesitan un buen baño purificador. Retira las rejillas y límpialas con un paño humedecido con vinagre, la suciedad desaparecerá al instante. Remoja los fuegos durante al menos una hora en una solución de agua caliente y 4 cucharadas de vinagre. Pasado este tiempo, frótalos con una esponja y enjuaga.

¡Toda la cocina brillará como nunca antes!