Es casi seguro que también eres de los que  tiran cáscaras de plátano  a los residuos orgánicos. Nada más lejos de la realidad: las cáscaras de plátano  se pueden reciclar y  reutilizar para diversos fines. Son excelentes como  fertilizantes  para las plantas  y además tienen  propiedades curativas para nuestra piel y cabello.

Estos son los (re)usos más comunes y conocidos. Sin embargo, hay otro menos conocido pero muy útil. A continuación te explicamos de qué se trata.

Nunca tires las cáscaras de plátano: ¡son muy valiosas!

Las cáscaras de plátano  son una valiosa fuente de  vitaminas y sales minerales,  principalmente  magnesio y potasio.  Son útiles para la piel y el cabello (se encuentran entre los ingredientes más habituales de mascarillas,  champús,  acondicionadores y cremas) y para  fertilizar las plantas, que  se vuelven más fuertes, vigorosas y hermosas  .

Por tanto, no es correcto tirarlos a la basura, ya que son elementos que pueden volver a circular de diversas formas. Aquí hay algo que probablemente no sepas: lee a continuación para saber qué es.

¡Cáscaras de plátano, póngalas en una botella de agua y úselas así!

Sinceramente, nunca has  pensado en las cáscaras de plátano para repeler mosquitos e insectos molestos, ¿verdad?  Y, sin embargo, también son ideales para este fin, especialmente en primavera y verano. Simplemente utilice el  método casero que le recomendamos  .

Obtenga los siguientes  ingredientes:

  • agua  400 ml;
  • 200 ml de vinagre de vino blanco  o  de manzana  ;
  • azúcar  200 gramos;
  • plátano  1 cáscara;
  • Botella de agua  con capacidad de 2 litros.

Corta  la botella de plástico por la mitad con unas tijeras o un cúter. En un tazón,  combine  el agua, el vinagre y el azúcar  , luego mezcle suavemente hasta que estén bien combinados. Vierte la mezcla resultante en la mitad de la botella de plástico y  coloca  en su interior la cáscara de un plátano.  Coloque la botella en los rincones de la casa, especialmente apreciados por los insectos, que no soportan el olor pero se sienten atraídos por el azúcar presente. Recuerda reponer la mezcla cada dos días.

 

De esta forma, sin repelentes químicos y a coste cero, alejarás   moscas, mosquitos y todos esos molestos insectos que nos suelen molestar en los meses más calurosos del año. Siempre hay que recordar que los productos químicos no sólo son caros, sino que también dañan el medio ambiente y a las personas que viven en él. El método de bricolaje que acabamos de sugerir   es completamente natural y seguro.  Todo lo que tienes que hacer es probarlo y comprobar su eficacia por ti mismo. ¿Tú también lo crees?