Press ESC to close

Bicarbonato de sodio: ¡3 remedios ancestrales que me enseñó mi abuela y que no todo el mundo conoce!

Bicarbonato de sodio: ¡3 remedios ancestrales que me enseñó mi abuela y que no todo el mundo conoce!

El bicarbonato de sodio no solo se usa para la limpieza del hogar, sino también como ingrediente en la cocina, es cierto. En este artículo, sin embargo, te contaré algunos de sus usos que no todo el mundo conoce.

¿Sabías que es un excelente aliado en el tratamiento de la gripe? El bicarbonato de sodio demuestra ser una verdadera panacea, especialmente cuando la preocupación se debe a la congestión nasal y un resfriado.

Para aprovecharlo al máximo, tendrás que hacer un suffum; Precursor de los aerosoles, este método se basa en la inhalación de vapores terapéuticos que liberan las mucosas de la flema.

Por lo tanto, si sufres de algunas dolencias estacionales, vierte abundante agua en una olla y llévala a ebullición, entonces, prueba uno de estos remedios antiguos.

Bicarbonato de sodio: 3 remedios ancestrales

Ahora que tienes vapor, inserta dos cucharaditas de bicarbonato de sodio y acércate a la olla; Cúbrete la cabeza con una toalla para inhalar todo el fumento directamente.

Profundamente inspirado, este ingrediente es capaz de detener la proliferación de virus y bacterias, regulando los picos de acidez.

Es suficiente por sí solo, pero para una cura de choque, puede agregar aceite esencial de eucalipto, expectorante y balsámico. Dormirás profundamente y respirarás bien de nuevo, pero ten cuidado y mantén los ojos cerrados durante la inhalación, ya que el eucalipto puede irritar tus ojos.

Si sufres de tos seca y molesta, puedes probar un fumento a base de una mezcla de aceites esenciales: Tomillo, Eucalipto o Menta. Respire por la boca y no por la nariz, para disolver la flema traqueal (en la garganta), que es más viscosa que la mucosidad natal y más difícil de combatir.

Pero esta combinación de ingredientes perfumará el ambiente y te permitirá encontrar la paz.

Si el problema es la sinusitis, el jengibre, el ajo y el romero pueden aliviar las molestias y el dolor. Sus propiedades antiinflamatorias permiten un drenaje natural de líquidos y líquidos, liberándolos de los senos paranasales y devolviéndolos a una situación normal.

La menta, el eucalipto y la albahaca también tienen la misma función calmante, ¡puedes elegir libremente cuáles prefieres según tu aroma favorito!

Pruebe los remedios de la abuela sin demora, ¡estará encantado con su efectividad!